El Desafío del primer robot lunar chileno - Mauricio Henriquez


Versión para impresiónEnviar a un amigo

El ingeniero de la Universidad Austral de Chile y jefe de robótica del Team AngelicvM Mauricio Henríquez Schott, realizó una interesante charla, en la que se explicó aspectos del diseño y componentes del innovador robot lunar “Dandelion” como parte de la competencia “Google Lunar X PRIZE” como incentivo a la exploración lunar. El equipo liderado por Gerardo Rocha Haardt, es el único equipo chileno en competencia y uno de los dos latinoamericanos junto con un equipo de Brasil.

De acuerdo a lo explicado por Henríquez, el objetivo de la competición es que cada grupo envíe un vehículo a la Luna capaz de recorrer por lo menos 500 metros y transmitir vídeos, imágenes y datos a la Tierra. El equipo que primero alcance la meta recibirá un premio de 20 millones de dólares. La competencia es considerada la más larga de la historia ya que fue anunciada en septiembre de 2007 y se espera que el ganador pueda conocerse recién en 2015. En la presentación se explico que el robot llamado “Dandelion”, se luce por su original diseño, más parecido a un insecto que a un robot con ruedas tradicional, es decir un robot “Bio-Inspirado”. Esto también le permite ser más liviano y pequeño.

El robot ha realizado pruebas formales en un lugar anteriormente conocido como MMars “Moon-Mars Atacama Research Stations” (ahora Centro de Estudios del Desierto de Atacama), un sector del desierto de Atacama que contiene las características más similares de la Luna y de Marte en nuestro planeta, este lugar ha sido ocupado en años anteriores para probar vehículos espaciales por parte de la agencia espacial NASA y es actualmente administrado por la Universidad de Antofagasta. En estas pruebas se buscó testear como se comportaba el robot ante el polvillo y las rocas de gran tamaño así como también probar la manera de salir de un cráter y lograr el desafío final de recorrer los 500 metros que exige la competencia.

Más allá del premio, dice Henríquez, ésta es una oportunidad para desarrollar tecnología avanzada en Chile. “Creemos que tener este tipo de iniciativas y ambiciones es importante para inspirar a las nuevas generaciones y entender que nosotros como chilenos no tenemos nada que envidiarles a otros países ya que tenemos la misma cabeza, el mismo corazón el mismo espíritu y podemos aspirar a lograr hitos tecnológicos tan importantes como éste”, puntualizó.