Cómo ser un tiburón en los tiempos actuales y no morir en el intento - Dr. Julio Lamilla


Versión para impresiónEnviar a un amigo

Con gran convocatoria se desarrolló el Café Científico de Puerto Montt, en el que presentó Julio Lamilla, Doctor en Ciencias y académico del Instituto de Ciencias Marinas y Limnológicas de la Universidad Austral de Chile.

En esta ocasión, los cerca de 50 asistentes, se sorprendieron al conocer la diversidad de especies y adaptaciones que presentan los tiburones para vivir en el medio marino. Chile, relató el expositor “tiene más diversidad de especies que Sudáfrica y Australia; en nuestro país se han registrado 105 especies de tiburones, razón por la cual hemos promocionado la frase: Chile país de tiburones”. El experto contó además porqué es importante conservar los tiburones, y cómo las películas han influido en la mala imagen de estos animales, y aclaró que “sólo un 4% de los tiburones son carnívoros, muchos comen plancton, como el tiburón peregrino abundante en el sur de Chile”.

En el Café se discutió también del “finning o aleteo”, que consiste en cortar las aletas de los tiburones, dejando al animal inhabilitado para nadar lo que produce su muerte. Esta práctica se ha realizado en el norte de Chile y en muchas partes del mundo para comercializar aletas en el mercado asiático, quienes las utilizan para hacer sopa de aleta, un plato fino y muy caro que proporciona estatus a las personas que lo ofrecen y que lo consumen.

Para finalizar, el Dr. Lamilla relató los esfuerzos que se han realizado en el país y en Latinoamérica para conservar los tiburones. “Chile fue el primer país de Latinoamérica en crear un Plan de Acción Nacional para la conservación de tiburones, sin embargo, fue el último en implementarlo”, y agregó que “como muchas de las especies de tiburones son migratorias, se necesita trabajar en coordinación con los países vecinos, y que un plan de acción va de la mano con planes de educación para asegurar la implementación de estas medidas en el futuro”.